tips

Contrato de freelance

Un freelancer siempre debe cuidarse a sí mismo a la hora de trabajar. Hablando más allá del cuidado de salud física y mental, hablamos de cuidar su dignidad como trabajador independiente. ¿Cómo se hace es? Usualmente por medio de un contrato.

contratos para freelance
Foto de perfil de Team Crema
Team Crema  June 9th 2022

Un freelancer siempre debe cuidarse a sí mismo a la hora de trabajar. Hablando más allá del cuidado de salud física y mental, hablamos de cuidar su dignidad como trabajador independiente. ¿Cómo se hace es? Usualmente por medio de un contrato. Un contrato de prestación de servicios se crea por una persona, normalmente titulada legalmente como Profesionista o Prestadora (el freelancer); éste se hace para determinar que dicha persona se obliga a hacer ciertas actividades ante otra persona. A ésta le llamamos Cliente o Prestataria, y las actividades que se realizan suelen ser uno o más servicios a cambio de un pago. Tener un contrato entre el freelancer y el cliente se usa para poder formalizar los servicios que se le brindan al cliente. Pero, sobre todo, para determinar los términos y condiciones del proyecto, o servicios brindados. Esto quiere decir que sirve para fijar la forma en la que se brindará el servicio, el tiempo de entrega, etc. Lo más importante a notar es que esto no genera una relación laboral, las personas participantes en el contrato siguen siendo independientes; se trata puramente de una relación temporal en la que el freelancer le presta sus servicios al cliente.

Estos son algunos de los puntos que debe llevar un contrato freelance:

  • Datos de contacto y fiscales de Freelancer y Cliente
  • Alcance del proyecto y descripción del trabajo
  • Precios y tarifas del proyecto
  • Opciones de pago
  • Tiempos de pago
  • Plazos de entrega del proyecto
  • Pago por término, interrupción o rechazo (kill fee)
  • Propiedad intelectual / Derechos de autor
  • Otros términos legales
  • Firmas

Si no sabes por dónde empezar para redactar un contrato freelance, te dejamos 5 puntos que puedes seguir:

1. Tarifas de tu trabajo

Tu contrato nunca debería dejar duda de cuánto cuestan tus servicios. ¿Cómo vas a cobrarlo? ¿Por hora o por proyecto? En cualquiera que escojas asegúrate de que tanto, tu cliente como tú, estén de acuerdo con las condiciones y precios propuestos. De esta forma te ahorrarás problemas a la hora de cobrar por tus servicios como freelance.

2. Deadlines y formas de pago

Establecer un calendario de pagos es clave dentro de un contrato. Éste se debe hacer pensando en lo que mejor te convenga como freelancer; por ejemplo, si el pago es adelantado, la forma de pagar no será sencilla para el cliente. Pero, por otra parte, si recibes el pago al final del proyecto, esto no será de beneficio para ti. Sólo asegúrate de que esto quede bien definido en tu contrato para que ambos, el cliente y tú, estén de acuerdo con la secuencia de pagos que hayas escogido.

Uno de los puntos más importantes: la forma exacta de pago. Escoge cómo prefieres recibir tus pagos y enumera las opciones en el contrato.

3. Fecha límite de proyecto y de pago

Todos los contratos deben tener una fecha final de contrato o de entrega del proyecto, así como una de inicio. Esto servirá para que puedas planear y organizar tu tiempo y, por otra parte, le da seguridad al cliente. Sé claro si pueden haber variantes y cuáles son éstas, de esta forma te proteges de cualquier malentendido.

4. Kill Fee: Pago por término, interrupción o rechazo

El kill fee es una cláusula de cancelación, o pago por término, el cual te ayudará de no perder todo el dinero que habías ganado según el acuerdo al que llegaste con el cliente. Si el proyecto ha de terminar por cualquier razón, el cliente está obligado a pagarte por el tiempo que ya invertiste en éste. También puede existir una penalización por cancelación de contrato la cual depende de lo que acuerdes con el cliente. Éste puede ser un porcentaje del trabajo o una cantidad fija.

5. Derechos de autor o copyright

Lo último, pero no lo menos importante, los derechos de autor o copyright. Éstos son de extrema importancia porque determinan a quién le pertenece el proyecto. Es recomendable incluir una cláusula donde dictes que conservas todos los derechos de autor hasta que el proyecto esté completado y, sobre todo, pagado. Una vez que hayas terminado de trabajar en el proyecto, tu cliente tendrá estos derechos y te verás obligado a no reutilizar o vender el trabajo a nadie más.

Por último, los autónomos deben tener siempre un acuerdo de confidencialidad. Cuando se trabaja con otros autónomos, o con terceros ajenos al propio, un acuerdo de no divulgación (NDA) es imprescindible. Cuando se hace bien, un acuerdo de confidencialidad puede protegerte a ti mismo y a tu propiedad intelectual, sin causar ningún daño a la otra persona o empresa con la que trabajas. El acuerdo de confidencialidad se denomina a veces acuerdo de confidencialidad, acuerdo de propiedad de la información o cláusula de confidencialidad. Es un documento legal que explica que la persona que firma no puede revelar cierta información sobre su trabajo, incluso una vez que los términos de su acuerdo se han completado. Un acuerdo de confidencialidad, como documento independiente, puede garantizar que no compartirán su propiedad intelectual o sus secretos comerciales con otras personas ni los utilizarán con otros clientes.

Es entonces cuando entran en juego los acuerdos de propiedad intelectual. La propiedad intelectual (PI) para los autónomos es, por lo general, el trabajo creado por ellos durante la vigencia de su contrato con una organización. La propiedad intelectual puede referirse a una invención, un diseño, una marca o cualquier otra creación sobre la que un individuo o una empresa tenga derechos legales. Para ser el legítimo propietario de su trabajo, debe conocer sus derechos. Así que, antes de lanzarse como autónomo, debe aclarar cómo debe cuidarse la propiedad intelectual. Si registras tu propiedad intelectual, se te reconocerá tu trabajo y obtendrás derechos por él. Esto incluye diseños, patentes, marcas, derechos de autor y mucho más.

Si después de leer éste artículo aún te quedan dudas de cómo hacer un contrato freelance, Crema está para ayudarte. Uno de nuestros beneficios es la creación de contratos personalizados a tus necesidades para que puedas compartir estos con tus clientes. De esta forma nosotros te damos la base y tú solo modificas lo necesario. Todo al alcance de un click para registrarte en crema.cm !

Up